Cómo conseguir la prosperidad

Nadie ha nacido para fracasar, la riqueza no tiene porque ser una suerte reservada a unos pocos. todos merecemos triunfar en lo que nos propongamos.

La clave del éxito está en nuestras manos. Cambiando de mentalidad comenzaremos una vida nueva.

Emprender el camino de la prosperidad es una cuestión de decisión.
Se trata de cambiar la mentalidad para nuestra relación con el dinero, el trabajo y la riqueza. Y esto se debe a que los preconceptos que rigen nuestra vida suelen estar divorciados de la idea de ganar dinero. Aún más, constituyen el obstáculo que limita nuestras posibilidades de triunfar. Usted puede decirles adiós a sus deudas, a los sacrificios, a las penurias económicas, si pero debe estar decidido a cambiar. Para lograrlo, sólo necesitará mentalizarse.

LA FUENTE DE LA ABUNDANCIA
El primer concepto que debe mentalizarse expresa lo siguiente: En el Universo existe una sola Fuente. Todo lo que tenemos proviene de ella. La Fuente es infinita, abundante, permanente e incondicional y nos provee absolutamente de todo lo que anhelamos y necesitamos. Esa Fuente es Dios. El primer obstáculo que entorpece el camino hacia la prosperidad es la creencia de que nuestro trabajo es la única fuente de nuestros ingresos.

Si empezamos a reconocer que la Fuente de todo lo que existe es una sola, es Dios, y que El mismo nos provee de todo lo que necesitamos y en forma abundante, entonces nuestra percepción del mundo cambiará.

Busque un lugar tranquilo, donde pueda realizar esta meditación breve. Imagínese que camina por una playa y va hasta el lugar justo donde rompen las olas. Usted lleva un recipiente para recoger agua del océano. Concéntrese en el recipiente. Visualícelo. Inclínese y recoja toda el agua que pueda. A continuación, abra los ojos. El océano representa la abundancia del Universo. El recipiente representa la porción que está tomando del mismo. ¿Cuál fue su recipiente? ¿Una taza, una copa?
Cuanto más chico es el recipiente, más pobre es la capacidad de aceptar la abundancia del Universo. Para lograr la prosperidad es
meditar acerca de las ideas equivocadas.

Lo que obtenemos del Universo nace de un deseo original
Cuando deseamos algo, ponemos en marcha los mecanismos de la creación que llevan a la manifestación del objeto deseado.
Realice una lista de todos sus deseos. Escriba los objetos, viajes, situaciones, todo aquello que anhela, de una manera aleatoria y sin orden de importancia. Luego, siéntese cómodamente en una silla con la espalda derecha. Relájese y concentre sus pensamientos en lo que acaba de hacer. Preguntese lo siguiente: De la lista de deseos que he escrito, ¿cuáles son los deseos que verdaderamente me llevarán a ser feliz?
Escuche la respuesta. No espere escuchar palabras, sino sensaciones.
A continuación, vuelva a escribir su lista de deseos, pero ahora deberá respetar el orden de importancia. Elija el número uno, luego el dos, y así hasta completar una lista de diez deseos.
En ningún momento debe pensar cómo lograr lo que quiere.

LA ACEPTACIÓN
Lo que obtenemos en la vida depende de nuestro grado de aceptación. Internamente, aceptarnos o rechazamos lo que el Universo nos ofrece. Dentro de nosotros existe una voz que determina hasta dónde somos merecedores y hasta dónde no. Esa voz determina, incluso, la cantidad de dinero que uno es capaz de aceptar. Si quiere saber qué está aceptando internamente y qué no, sólo tiene que ver lo que tiene a su alrededor. Si acepta el amor que merece, entonces tendrá una pareja feliz. Si acepta el dinero que le corresponde, entonces vivirá en la abundancia.
Esta práctica, que le permitirá extender su aura, se realiza en dos etapas.
1. Extienda sus brazos hacia arriba y mantenga las manos abiertas, listas para recibir. En voz alta, afirme:
Estoy abierto y receptivo a todo lo bueno para mí. A partir de hoy acepto todo el amor, el dinero, la salud... (acepte aquello que verdaderamente quiere recibir) que me merezco y lo acepto todo ahora mismo.
Gracias, Padre, por concederme todo lo que necesito.
2. En la segunda parte usted debe ejercitar su capacidad de aceptar la abundancia.
Su sueldo actual es la cantidad que internamente ha aceptado. Si quiere aumentar esa cantidad, tiene que elevar esa suma a un nuevo nivel.
Elija una cantidad que le parezca racional y aceptable. Piense cuánto le gustaría ganar cada año; elija el número que representa esa ganancia y luego, podremos disfrutar de la prosperidad. Desprograme su mente.
Elija el número con criterio. Deberá existir la sensación de que le será posible obtenerlo. Si su ganancia mensual actual de 150.000., es mejor que la aumente gradualmente a 200.000 o a 250.000, y no saltar al millón. Es más fácil ir aumentando progresivamente el nivel de aceptación.

LA IMPORTANCIA DE DAR
El dinero es energía y, como toda energía, debe mantenerse en circulación. La preocupación por las deudas, las cuentas por pagar, la posibilidad de quedarse con poco o nada de dinero, generan pensamientos muy negativos que propician conductas mezquinas.
Una ley básica del Universo afirma que todo aquello que se quiere recibir primero hay que darlo.
Si no está recibiendo es porque no está dando.
Hoy propóngase hacer un regalo a cada persona que encuentre en su camino. Ese regalo puede tener forma material, por ejemplo, una flor, una tarjeta, etc.. puede ser una frase de reconocimiento, una palabra de aliento, una oración, etc. O puede darse en forma mental: un pensamiento positivo para el otro, una bendición, etc.
Cualquiera que sea la forma más apropiada para su caso, comience a dar.

DESCUBRA SU TALENTO
Cada uno de nosotros ha venido al planeta a cumplir una función. Cada vez que está cumpliendo su función, es decir, utilizando su talento único, el Universo lo sustenta. ¿En qué área sobresale?
Hay una fórmula para detectar cuál o cuáles son las actividades que ha venido a desempeñar en el planeta: la pérdida de la noción del tiempo. Cada vez que se encuentre envuelto en una actividad y la hora pasa muy rápidamente; cuando dice "el tiempo vuela", es porque está utilizando su talento único. Esa actividad puede ser de tipo intelectual, empresarial, deportiva o de cualquier otra índole.
Si siente una gran pasión por pintar, pinte. No se cuestione si va a vender sus cuadros o no. Sólo pinte, exprese aquello que necesita expresar. El Universo lo sustentará y el dinero vendrá.

¿CÓMO PROGRESAR?
Cuando pensamos en progresar es inevitable pensar en cambiar de trabajo o modificar el actual. Antes de empezar el proceso de cambio debe analizar y reconocer que su actividad actual es el resultado de su programación interna. Si no está realizando un trabajo que lo haga feliz, es porque internamente no asocia su felicidad con el trabajo.

¿Usted acepta y agradece lo que el Universo le brinda?

Si está satisfecho con su ocupación laboral, entonces sólo tendrá que concentrarse en mejorarla. Si no está satisfecho, lo primero es renunciar al patrón mental que lo ata a dicho trabajo. Repita la frase:
Renuncio a seguir insatisfecho. Renuncio a cualquier idea de sacrificio y dificultad. Renuncio al modelo mental que hasta ahora limitaba mi vida. A partir de hoy eligo vivir en la abundancia.

HAY QUE CONCENTRARSE

Para poder prosperar, tiene que aprender a focalizar sus deseos y objetivos y a concentrarse sólo en las cosas y personas que le hacen bien. Concéntrese en lo realmente importante.

Empiece por deshacerse de todo aquello que no necesita. Este ejercicio lo ayudará.
• Ordene su ropero. Seguramente, guarda muchas prendas que no utiliza y que debe hacer circular. Saque fuera de su casa las cosas que le recuerden situaciones difíciles del pasado.
• Preste atención a los aparatos electrodomésticos. ¿Tiene en su casa objetos que no funcionan? Ellos reflejan que su vida "no funciona". Tiene dos opciones: si puede, repárelos. De lo contrario, véndalos o tírelos.
• Chequee las lámparas y bombitas. No es bueno tener bombitas quemadas. Devuelva la "luz" a su hogar, reemplazando los focos viejos por nuevos.

REPARE SUS ERRORES
La idea de haber perjudicado a alguien en el pasado no le permitirá prosperar nunca. Si tiene la posibilidad de reparar el daño que alguna vez ha causado, hágalo sin demoras.
• Si a quien dañó fue a una persona, llámela o escríbale una carta expresando su arrepentimiento. Si es una institución, empresa o negocio, también. Al principio, sentirá una gran incomodidad con la sola idea de tener que pedir disculpas. Es probable que su ego se sienta humillado y en rebeldía con esto. Sin embargo, si puede vencer esta resistencia inicial y pide perdón, sentirá un gran alivio interior que le permitirá proyectarse hacia el futuro.
• Si ya no tiene posibilidad física de hablar .o comunicarse con las personas o instituciones que alguna vez ha perjudicado, entonces puede hacerlo mentalmente. Pida perdón, exprese su arrepentimiento.

AGRADECIMIENTO
Existe un principio metafísico que nos enseña a obtener más bienes materiales y un grado mayor de felicidad general. Este principio mágico es el agradecimiento. Cuando uno agradece de corazón que tiene hoy, automáticamente el Universo comienza a proveer más, porque el agradecimiento acelera el proceso de expansión. Bendiga su cama, los muebles del cuarto, la ropa que viste, todo lo que tiene por sencillo y humilde que sea. Absolutamente todo lo que posea o utilice en este momento y que es motivo de goce. Agradezca a las personas que lo están ayudando hoy. O vuelva a dar las gracias por favores recibidos antes. Manifieste su agradecimiento con sinceridad y amor. Agradezca y bendiga su trabajo, su familia y su salud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada